• amayorga7

Optimización de costes a través de la contratación pública

La profesionalización por parte de los Órganos de Contratación es un reto en el que el Sector Público está inmerso; de hecho, parte de los fondos Next Generation están destinados a tal fin, pero dicha profesionalización no debe de abarcar sólo la parte jurídica de la Ley 09/2017 de Contratos del Sector Público, sino que debe adentrarse en todo el universo que conlleva el expediente de una licitación pública y tener en cuenta otros campos no menos complejos que son claves para hacer que los servicios propuestos por la Administración sean un sector atractivo y rentable para los operadores económicos, a la vez que eficiente para los distintos órganos del Estado.


Tal y como se recoge en el artículo 100.2 de la Ley 09/2017 LCSP el presupuesto base de licitación debe de ser acorde a los precios actuales de mercado desglosando costes directos e indirectos. Además, en los servicios intensivos en mano de obra en los que el coste de los salarios de las personas empleadas para su ejecución forme parte del precio total del contrato, el presupuesto base de licitación indicará, de forma desglosada y con desagregación de género y categoría profesional, los costes salariales estimados según el convenio colectivo de aplicación.


Según lo comentado en el párrafo anterior, un profesional de la contratación pública debe también conocer y manejar la información relevante sobre el sector específico en el que está desarrollando el expediente de contratación, partiendo de los convenios colectivos con todas sus variantes (costes de personal, subrogación de personal, categorías, vacaciones…), la legislación laboral y sus tipos de contratos, coste de los medios, herramientas y maquinaria necesaria para poder realizar el servicio, EPI´s etc., así como otros costes indirectos que los operadores económicos tienen que repercutir.

El cálculo de todos estos costes hasta ahora se elaboraba con distintos criterios en función de quién lo llevara a cabo, dejando en ocasiones la licitación desierta o limitando la concurrencia de los operadores económicos a cierto tipo de licitaciones al considerarlas poco atractivas. Si bien las Consultas Preliminares del Mercado son una buena herramienta para planificar el procedimiento de licitación, tal y como se recoge en el artículo 115 de la Ley 09/2017 LCSP, es más que aconsejable que por parte de los Órganos de Contratación tengan identificado tanto el coste laboral de personal adscrito al servicio, como el resto de costes directos e indirectos y, por otro lado, sean conscientes tanto del dimensionamiento como de la planificación del servicio.


La transformación digital también ha llegado al Sector Público para hacer este mucho más eficiente y minimizando los errores. En el campo de la Contratación Pública se abren nuevas posibilidades para abordar la profesionalización del personal de los Órganos de Contratación, y de esta manera preparar presupuestos bases de licitación a través de un motor de optimización, desglosado tal y como lo recoge la actual LCSP.


Pero el motor de optimización no es sólo para el correcto dimensionamiento del servicio. Su objetivo principal es avanzar hacia una optimización de costes de personal que suponga un gasto público más eficiente; en definitiva, se trata de optimizar dichos costes y, a su vez, automatizar la planificación del servicio.


A través de esta herramienta vamos a optimizar tiempo y recursos dedicados al expediente de contratación, pero además a obtener una serie de variables que nos ayudarán a tener una visión a futuro de las necesidades del servicio. Y, por otro lado, ayudar también a las empresas licitadoras a preparar, con una mayor información definida en los pliegos, la propuesta a presentar.


Como ejemplos de estas variables tenemos:

  • Número de empleados necesarios en cada etapa del contrato.

  • Sobredimensionamiento de personal.

  • Previsión de nuevas contrataciones basadas en las necesidades actuales del servicio.

  • Desglose de costes salariales por categoría, centro de trabajo, año…

  • Horas de servicio por categoría, centro de trabajo…

  • Turnos y cuadrantes teóricos del personal adscrito al servicio.

  • Planificación de vacaciones del personal adscrito al servicio, así como la previsión de la cobertura de estas.

  • Planificación de tareas a llevar a cabo por los operadores económicos.


A partir de ahora, por tanto, los Órganos de Contratación tienen a su alcance una nueva herramienta con la que hacer una política de contratación pública responsable. Y además podrán tener controladas las distintas variables que se incluyen en los costes directos e indirectos de una licitación, para manejar información de forma clara y que esta repercuta en una mejora de la eficiencia del gasto público.

9 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo